Una investigación revela que la mayor parte de los adultos santafesinos no podrán jubilarse

Getting your Trinity Audio player ready...

Actualmente Santa Fe tiene 434.889 personas jubiladas y 302.616 accedieron a partir de alguna de las moratorias vigentes, resalta el informe tomando los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (Sipa). En suma, del total de las jubilaciones 7 de cada 10 fueron alcanzadas mediante las leyes de inclusión previsional, lo que se conoce como moratoria.

Paula Durán, coordinadora de la Usina de Datos de la Universidad Nacional de Rosario, explicó que más del 70% de las jubilaciones está puesto en discusión a partir de la posibilidad de que se eliminen las moratorias. Si esto ocurre la mayor parte de la población no podrá jubilarse. “La población en edad de jubilarse en nuestro país, y en particular en este caso los datos que arrojan para la provincia de Santa Fe, sin alguna de estas leyes de inclusión previsional no podrá jubilarse”, indicó.

En el proyecto de ley Bases impulsado por el gobierno nacional se indica que quienes no tengan los años de aportes necesarios sólo podrán acceder a la PUAM a los 65 años y cobrarán el 80% del haber mínimo, independientemente de la cantidad de años que hayan aportado, y siempre que puedan demostrar que se encuentran en una situación de vulnerabilidad social.

Al analizar la situación por género, la Usina de Datos de la UNR observó que el caso de las mujeres el número es más alto y asciende al 77%, en el caso de los varones es el 23%. Específicamente en Santa Fe cada 100 varones jubilados sin moratoria se jubilaron 51 mujeres. Cada 100 varones jubilados con moratoria, se jubilaron 330 mujeres.

“Esto nos está hablando de que sin la posibilidad de una moratoria, de una posibilidad de regularizar aportes no realizados por haber tenido una trayectoria laboral intermitente, no haber podido cumplir los 30 años de aportes que exige la legislación en un contexto sociolaboral donde cada vez es más difícil tener un trabajo registrado durante toda esta cantidad de años, es muy común que las personas tengan entradas y salidas al trabajo formal y que necesiten una moratoria para poder pagar esos aportes adeudados. En el caso de las personas que no tuvieron un trabajo remunerado, pero si un trabajo reproductivo, por ejemplo para el cuidado para el propio hogar que puedan hacer este pago a través de una moratoria y poder acceder al derecho a la jubilación”, señaló.


Durán advierte que con la ley Bases se está poniendo en discusión derechos ganados. “Es una alerta muy grande en materia de lo que ha significado el avance en el acceso a la seguridad social, que implicaría un gran retroceso porque la mayor parte las personas mayores, valga la redundancia, no podrían acceder a este beneficio”, sostuvo.

Por otra parte, la coordinadora de la Usina de Datos de la UNR explicó que al relevar la situación previsional en la provincia advirtieron que las personas que acceden a través de una moratoria tienen una jubilación menor, un ingreso promedio menor, y eso marca una brecha en ingreso promedio entre los dos haberes. A su vez también existe entre la brecha de género entre los ingresos promedio de los varones y las mujeres. El haber medio de varones jubilados es de 283.124 pesos y el de mujeres es 201.249 pesos.. La brecha es del 29%.

“De alguna manera se repite un poco la estructura de los ingresos durante la etapa activa en la etapa pasiva. Sabemos que la jubilaciones están quedando lejos de lo que se requiere como mínimo para satisfacer las necesidades básicas, uno de de los sectores que más ha recibido el ajuste es el de las personas que tienen jubilaciones o pensiones, y estamos hablando de un haber que es bastante insuficiente en cuanto a su capacidad de consumo, su capacidad de compra, pero pensemos que pasaría si no estaría, si no hubiera ningún ingreso. Realmente es una situación crítica. Eso nos preocupa cuando se empiezan a discutir estas reformas previsionales”, señaló.

Durán apuntó que si bien hoy la esperanza de vida es más larga y hay que discutir estas cuestiones, analizar cómo vivir en una sociedad que vive más años, pero consideró que “esta no es la manera”.

“Cuando hablamos solamente en términos financieros, económicos, de recortes presupuestarios, estamos hablando de miles de personas que dependen de estos ingresos para poder tener una vida más o menos digna”, resaltó.

Las tareas del hogar y el cuidado de las personas

Sobre el reconocimiento del trabajo no remunerado de cuidado para el propio hogar, de tareas doméstica y de cuidado para el propio hogar, Durán planteó que se trata de “un avance muy grande y ejemplo en la región por una cobertura de las personas de mayores, que no solamente acceden la posibilidad del derecho a la seguridad social, a la jubilación, no solamente se trata de un ingreso sino también de la cobertura de salud a través del Pami.

“Esto permitió una cobertura muy amplia, de la población mayor, en especial de las mujeres que no podían jubilarse de otra manera que si no era está. Habían dedicado su vida a las tareas de cuidado o bien habían tenido intermitencias, entrada y salida al mercado de trabajo a partir de estar justamente a cargo de sus hogares. El reconocimiento de estas tareas de este trabajo reproductivo a partir de la moratoria permitió muchas mujeres acceder a una jubilación y hoy por hoy esto está puesto en cuestión. Otra vez discutiendo si es merecedora o no es merecedora del acceso a la seguridad social una persona que ha dedicado su vida a las tareas de cuidado y al trabajo doméstico”, se lamentó.

*La Capital de Rosario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com