Por qué otra vez falta GNC en las estaciones de servicio: la companía responsable explica los motivos

Getting your Trinity Audio player ready...


La mitad de los clientes de Camuzzi Gas Pampeana que abastece a 269 estaciones en las provincias de Buenos Aires y La Pampa, se ha visto afectada, dijo a Reuters el portavoz Rodrigo Espinosa.

“El principal objetivo es dar prioridad al gas disponible en los principales ductos para la demanda prioritaria: hogares, comercios, hospitales, agencias gubernamentales y escuelas”.

Unos 1,5 millones de vehículos en todo el país, entre transporte público, taxis y automóviles, utilizan gas natural comprimido (GNC) porque es más barato que otros combustibles, dijo Camuzzi.

Espinosa señaló que la interrupción no se debió a la escasez de gas sino a las bajas temperaturas repentinas que provocaron que la demanda de gas se duplicara el lunes en comparación con el mismo día del año pasado.

MetroGas, el mayor distribuidor de gas natural del país con 2,4 millones de clientes, incluidas estaciones e industrias, dijo que el recorte era parcial y que las regulaciones impedían cortar a los clientes residenciales excepto en una emergencia nacional.



“Esto significa que cuando la demanda es mayor de lo habitual, los clientes menos urgentes son cortados primero: el GNC y las industrias”, dijo la compañía, agregando que estos cortes basados ​​en el clima tienden a normalizarse rápidamente.



“Esta vez sucedió porque era la primera ola de frío y había mucha demanda”, dijo. “Durante el resto del invierno (del sur), sería necesario que hubiera una serie de días muy fríos para que esto volviera a suceder. El invierno pasado ocurrió dos veces”.

Santiago Spaltro de Clarín habló con fuentes oficiales y del sector privado y asegura que “el motivo principal es que el Gobierno decidió priorizar un ahorro fiscal en subsidios energéticos y también de dólares en importaciones de combustibles líquidos para el uso de las centrales eléctricas. También otras causas obedecen a restricciones en el sistema de transporte ‑falta de capacidad en los gasoductos durante los picos de demanda- y a la voluntad de los privados de disminuir sus costos de abastecimiento”.

“Los usuarios que tienen contratos interrumpibles (no firmes) pagan el gas más barato. Pero también son los primeros que ven caer su abastecimiento y se quedan sin poder prestar servicios. Pedro González, presidente de la Cámara de Expendedores de GNC, dice: “Algunos ‘vivos’ estacioneros compran gas interrumpible para pagar menos y entonces no pueden trabajar, como en La Plata, donde el 90% tiene esta modalidad”.

Desde el Gobierno deslizan otra posibilidad: “Ante la casi certeza de que vamos a frenar la suba de tarifas ya aprobada para frenar la inflación, algunas empresas empezaron a apretarnos para que no las frenemos y eso parece ser una muetra de eso. Tanto frío no hizo. Con ese argumento en julio moriremos todos congelados”.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com