Por las universidades públicas, el Gobierno sufrió una fuerte derrota

Getting your Trinity Audio player ready...

El martes pasado, en la sesión especial que había convocado el bloque de la UCR, se construyó una mayoría a partir de una inusual alianza de los bloques de la oposición dialoguista con Unión por la Patria para emplazar a las comisiones de Educación y Presupuesto a reunirse este jueves y obligarlas a dictaminar sobre un tema que incomoda al oficialismo, dado que repercute en la caja fiscal.

El dictamen firmado conjuntamente por la UCR, Hacemos Coalición Federal, Coalición Cívica e Innovación Federal, que tiene como autora principal a la radical Danya Tavela, propone actualizar el presupuesto universitario tomando como criterio la inflación del año pasado medida por INDEC, y a partir de esa base empezar a indexarlo de forma bimestral usando un coeficiente que combine un 50% de variación del IPC, 25% la variación del dólar y otro 25% la variación de las tarifas de servicios públicos.

La iniciativa de Unión por la Patria también propone actualizar bimestralmente las partidas presupuestarias, pero incorpora otros ítems que generan mayor costo fiscal como la ampliación de los beneficiarios de las becas Progresar.

Además, el proyecto del kirchnerismo incorpora un artículo que explícitamente obliga a recomponer los salarios de docentes y no docentes universitarios.

“El Poder Ejecutivo dispondrá una inmediata actualización de las partidas presupuestarias relativas a los salarios docentes y no docentes universitarios a los efectos de recomponer el poder adquisitivo de los y las trabajadoras y actualziar la garantía salarial docente del sector”.

Al abrir la discusión, el presidente de la comisión de Educación, Alejandro Finocchiaro, lamentó que el debate se está desarrollando en medio de un paro docente que “está dejando sin clases” a cientos de miles de chicos de todo el país.

Al intervenir en el plenario de comisiones, el diputado de la UCR Fabio Quetglas recordó que “el motivo evidente por el que llegamos hasta acá es el congelamiento de facto de algunas partidas destinadas a la educación superior, pero el motivo profundo es que carecemos de presupuesto, y como no tenemos presupuesto la discrecionalidad del Ejecutivo es absoluta”. 

“No tiene sentido que exista un Parlamento si nosotros no podemos ejercer el control sobre el presupuesto”, sentenció el bonaerense. 

A su juicio, “la arbitrariedad presupuestaria está haciendo estragos en un montón de aspectos de la vida pública”.

Acerca de los anuncios que hizo el Gobierno sobre inyección de recursos para las casas de altos estudios, Quetglas señaló que se está “poniendo una curita sobre un problema que es muy severo, que es cómo vamos a sostener el imaginario existente en la Argentina de que una persona, con su esfuerzo, capacitándose, puede tener un futuro”.

Por su parte, el jefe de bloque de Unión por la Patria, Germán Martínez, alertó sobre el retraso presupuestario para las universidades nacionales y al respecto expresó que “no se puede esta mendigando lo básico como partidas presupuestarias para pagar salarios”.

“La batalla se está dando ahora, cuando el Gobierno quiere terminar con la universidad pública, laica y gratuita. No le podemos permitir al Gobierno que avance con esa voracidad de ajuste”, concluyó el santafesino Germán Martínez.

A su turno, el diputado Pablo Carro (Unión por la Patria) advirtió que los docentes universitarios “han perdido solamente este año un 29%” de su poder adquisitivo.

“Para recuperarlo, deberían obtener en mayo un aumento del 40% y sin embargo en la paritaria les ofrecieron apenas un 9%”, recriminó.

*Sebastián Hadida para NA

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com