“No fueron coimas, fueron aportes de campaña”, el argumento de un primo de Macri para zafar de la causa Cuadernos

Getting your Trinity Audio player ready...

En las últimas horas, la Justicia dejó afuera de la causa de los Cuadernos de las Coimas al empresario Ángelo Calcaterra, primo del expresidente Mauricio Macri. Era parte de los 31 imputados colaboradores.

En su defensa Ángelo Calcaterra sostuvo que lo que dio fue un pago voluntario de “aportes de campaña” al gobierno kirchnerista, y por eso reclamó que las acusaciones en su contra se tramiten en el fuero electoral y que no se lo lleve a juicio por el pago de sobornos. La Cámara de Casación le dio la razón.

Así lo consideraron los jueces Daniel Antonio Petrone, Diego Barroetaveña y Carlos Mahiques, que fallaron a favor de Calcaterra y Javier Sánchez Caballero y pidieron que su caso sea tratado en el fuero electoral. Al analizar el caso, los magistrados sostuvieron por unanimidad que “consideramos que la señora jueza con competencia electoral es quien debe continuar la investigación respecto a los hechos imputados”.

En la misma línea, señalaron que hay una “ausencia de tratamiento o valoración a lo pretendido por la defensa de Calcaterra y Sánchez Caballero, quienes, desde la presentación del primero de los nombrados como imputado colaborador señalaron reiteradamente, y de manera consistente, que el destino de los fondos señalados era el de aportes de las campañas de los años 2013 y 2015 para el partido político Frente para la Victoria”.

En otro fragmento de la resolución, los jueces indicaron que “Calcaterra se presentó espontáneamente en el proceso como imputado colaborador y, en ese marco, reconoció ciertas entregas de dinero, señalando expresamente su causa y destino”.

“No es un dato menor que, tal como plantea el exdueño de IECSA y su ex socio, el destino de los fondos ‑los aportes de campaña- fueron un hecho introducido de manera voluntaria por Calcaterra, quien se presentó al inicio del proceso ante el Juzgado 11 del fuero cuando aún no había sido citado ni nombrado”, agregaron.

 Calcaterra, entonces primo presidencial, se presentó el 6 de agosto de 2018 como “imputado colaborador” o “arrepentido” en la causa Cuadernos.

Contó que su empresa, se la había comprado a su tío Franco, padre de Mauricio, se presentó en más de 300 licitaciones y ganó unas 30, la mayoría de ellas, adjudicadas por el Ministerio de Planificación Federal. ”En una ocasión, Roberto Baratta me llamó por teléfono y me insinuó que tenía que empezar a aportar dinero para las campañas electorales. Después, comenzó a presionarme para eso, y fue así que terminamos poniendo plata en momentos de campaña electoral, porque la presión de Baratta era mucha. Las entregas de dinero que se me identificaron durante los años 2013 y 2015, corresponde justamente a lo que estoy mencionando. Esos fueron años electorales. Dichas entregas de dinero efectivamente ocurrieron en los lugares que se mencionan en la imputación [y que detallan los cuadernos] y quien las entregó fue Javier Sánchez Caballero (gerente general de Iecsa), a mi pedido, ya que éramos los que manejábamos eso. No recuerdo con exactitud los montos pero rondaban aproximadamente los 100.000 o 200.000 dólares. A veces en entregas parcializadas por no contar con esa cantidad en el momento”, dijo el ahora infractor electoral, según lo que Diego Cabot consigna en La Nación.

Así, Calcaterra no será investigado por el pago de sobornos, sino que el dinero “entregado de forma voluntaria” será parte de un expediente que tendrá a su cargo la jueza María Servini, bajo la figura de “aportes de campaña”.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com