Milei logró el Pacto de Mayo con los gobernadores, pero lo que sigue es una incógnita

Getting your Trinity Audio player ready...

Dos minutos antes de la medianoche, cuando ya lo aguardaban sus ministros y 18 mandatarios provinciales sentados frente a la Casa Histórica, el presidente Javier Milei hizo su aparición en el centro de la escena para dar inicio a la ceremonia de la firma del Pacto de Mayo.

Hacía una media hora que los dirigentes políticos habían comenzado a ubicarse en los lugares dispuestos frente a la Casa de Tucumán, lugar elegido por Milei para recrear una clásica imagen de la firma de la declaración de Independencia del 9 de Julio de 1816.

La idea del Gobierno en todo momento fue darle un tono patriótico y fundacional al muy estudiado evento, en el que se siguieron a rajatabla cada uno de los pasos estipulados de antemano.

Lo único que se cambió fue el horario de inicio, ya que estaba prevista una vigilia antes de las medianoche, pero finalmente Milei llegó más tarde, justo a tiempo para que a las 0.00 una 
banda en vivo entonara las estrofas de Himno Nacional.

Así comenzó la jornada del Día de la Independencia, que en sus primeros minutos tuvo la firma del demorado pacto de diez puntos.

Los 10 puntos del Pacto de Mayo

  1. La inviolabilidad de la propiedad privada
  2. El equilibrio fiscal innegociable
  3. La reducción del gasto público a niveles históricos, en torno al 25% del Producto Bruto Interno
  4. Una educación inicial, primaria y secundaria útil y moderna, con alfabetización plena y sin abandono escolar
  5. Una reforma tributaria que reduzca la presión impositiva, simplifique la vida de los argentinos promueva el comercio
  6. La rediscusión de la coparticipación federal de impuestos para terminar para siempre con el modelo extorsivo actual que padecen las provincias
  7. El compromiso de las provincias argentinas de avanzar en la explotación de los recursos naturales del país
  8. Una reforma laboral moderna que promueva el trabajo formal
  9. Una reforma previsional que le dé sostenibilidad al sistema y respete a quienes aportaron
  10. La apertura al comercio internacional, de manera que la Argentina vuelva a ser protagonista del mercado global.

Rubricaron el Acta dentro de la Casa de Tucumán los siguientes mandatarios: – Raúl Jalil (Catamarca), Leandro Zdero (Chaco), Ignacio Torres (Chubut), Jorge Macri (CABA), Martín Llaryora (Córdoba), Gustavo Valdés(Corrientes) ‑negó a Clarin que haya su estado en duda su participación por el caso Loan‑, Rogelio Frigerio (Entre Ríos), Carlos Sadir (Jujuy), Alfredo Cornejo (Mendoza), Hugo Passalacqua (Misiones), Rolando Figueroa (Neuquén), Alberto Weretilneck (Río Negro), Gustavo Sáenz (Salta), Marcelo Orrego (San Juan) y Claudio Poggi (San Luis), Maximiliano Pullaro (Santa Fe), Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y el tucumano Jaldo.

Uno a uno fueron desfilando los gobernadores para plasmar con tinta sus firmas en el acta, algunos más incómodos que otros a la hora de saludarse con el Presidente, especialmente el peronista de Catamarca, Raúl Jalil, y el mandatario de Santiago del Estero, Gerardo Zamora.

Antes de las provincias también firmaron el presidente de la Cámara baja, Martín Menem, y el presidente provisional del Senado, Bartolomé Abdala, en representación del Parlamento, ya que no estaba presente la vicepresidenta Victoria Villarruel, que acusó un estado gripal.

Sorprendió que también suscribiera al pacto la secretaria general de la Presidencia, hermana e inseparable del jefe de Estado, Karina Milei, que no representó a provincias o instituciones.

El Gabinete estuvo casi completo, ya que la ausente con aviso fue la canciller Diana Mondino, que seguía en Paraguay en la Cumbre del Mercosur a la que el Presidente decidió no asistir.

Sin representantes de la Corte Suprema, el único juez que dio el presente fue el miembro de la Cámara Nacional Electoral Alberto Dalla Vía, que tomó un discreto asiento en las filas del fondo.

Quién sí tuvo un lugar de privilegio fue el ex presidente Mauricio Macri, que se ubicó junto al otro ex jefe de Estado que aceptó la invitación, el puntano Adolfo Rodríguez Saá.

Uno de los momentos más esperados de la noche fue el encuentro entre Macri y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Era la primera vez que se encontraban luego de que explotara la interna dentro del PRO por la discusión sobre qué tipo de relación debe mantener el partido con La Libertad Avanza.

En medio de la tensión y con muchas miradas posadas sobre ambos, Bullrich fue quien tomó la iniciativa y se acercó a saludar a Macri, ya que fue de las últimas en llegar.

Si bien primero lo pasó de largo mientras abrazaba a otros dirigentes y compañeros de Gabinete, antes de sentarse en su lugar asignado la funcionaria se acercó al líder del PRO para saludarlo.

Hubo beso y un pequeño abrazo, una muestra pública de convivencia, aunque por dentro la relación está lejos de recomponerse.

Macri había llegado horas antes a Tucumán en un avión junto al gobernador de Chubut, Ignacio Torres, su primo y jefe de Gobierno porteño, Jorge Macri, y el diputado nacional Martín Yeza, a quien quiere levantarle el perfil.

La noche tuvo también la sorpresa de la participación del ex senador y ministro de Educación Esteban Bullrich, quien recibió un aplauso del resto de los presentes, que valoraron el compromiso y el esfuerzo que significa para una personas que padece de ELA estar en un acto a medianoche y con 7 grados de temperatura.

Milei habló en un tono que intentó conciliar con los opositores presentes, a fin de inaugurar una nueva página en su gobierno, a casi siete meses del inicio, pero fue duro con los ausentes.

El rol que de ahora en más tendrán los gobernadores que eligieron estar este 9 de Julio en Tucumán es parte de los interrogantes que todavía quedan abiertos en la administración libertaria.

El paso del jefe de Estado por la capital provincial fue fugaz, ya que arribó pasadas las 23 y finalizado el acto emprendió el regreso a Buenos Aires

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com