Mala señal para el Gobierno: Los productores de soja están “liquidando a uno de los ritmos más lentos de la historia”

Getting your Trinity Audio player ready...

En los campos de Pergamino, en el corazón cerealero de Argentina, el agricultor Adrián Farroni está acelerando tarde su cosecha de soja, retrasada por las lluvias que, junto con los bajos precios, han llevado a las ventas de soja más lentas del país en una década.

El lento ritmo de venta de semillas oleaginosas podría afectar el suministro de la región incluso cuando la cosecha de su rival Brasil se ve afectada por grandes inundaciones y encienda alarmas en la administración de Javier Milei, muy necesitada de los dólares que provienen del cultivo.

A principios de mayo, los agricultores argentinos habían vendido el 31% de una cosecha de soja esperada de 49,7 millones de toneladas métricas, su ritmo más lento desde al menos la campaña 2014/15, según muestran datos del gobierno.


“Generalmente comenzamos a cosechar en abril, pero lloviznaba y lloviznaba”,
dijo Farroni en sus campos, donde dos cosechadoras estaban trabajando para reanudar la cosecha durante una ventana de clima fresco y seco. “Así que cada semana sólo cosechábamos durante dos días y teníamos que parar durante cinco días”.


Los datos del gobierno muestran que hasta el miércoles pasado los agricultores habían cosechado el 61% del área plantada de soja, incluso por detrás del ritmo de cosecha afectado por la sequía la temporada pasada.

Una combinación de mal tiempo y precios bajos ha estancado las ventas, dijo Dante Romano, investigador del Centro de Agronegocios de la Universidad Austral en el centro cerealero de Rosario. Los agricultores suelen acordar ventas antes de que la cosecha esté completamente levantada.

“Ha sido un ritmo de ventas realmente lento, uno de los más lentos que hemos tenido en la historia”, dijo Romano, quien estimó que se habían cerrado acuerdos para sólo el 12% de la cosecha de soja, aproximadamente la mitad del ritmo promedio de en esta época del año.



A principios de este año, los agricultores recibían alrededor de 270 dólares por tonelada, dijo Romano, animándolos a conservar sus existencias de soja y esperar a que el mercado se recuperara.
“El productor estaba teniendo pérdidas a esos precios, lo que dejó las ventas totalmente paralizadas”, afirmó.

Los precios de la soja ahora están comenzando a recuperarse a medida que las preocupaciones sobre las pérdidas de cosechas debido a las inundaciones en Brasil y la sequía en el norte de la Argentina han contrarrestado los datos que indican una menor demanda estadounidense.



En el mercado de futuros de Rosario de Argentina, los futuros de soja para julio se cotizan a alrededor de 315 dólares por tonelada, menos que los 350 dólares durante la siembra de finales del año pasado, pero por encima de los mínimos recientes, lo que, según los analistas, estaba estimulando un modesto aumento en el comercio.

El agricultor Farroni, sin embargo, estaba apostando a nuevos aumentos de precios de la soja en el futuro, eligiendo vender su trigo y legumbres por ahora para sobrevivir financieramente, mientras conservaba principalmente su soja. “Todavía no es tentador vender soja”, afirmó. “Quien pueda resistir y retrasar las ventas, está esperando”.

*Reuters

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com