Macri busca ratificar su hegemonía en Boca pero Riquelme lo vuelve a desafiar

Boca Juniors va a elecciones el domingo y la lista oficialista apadrinada por Mauricio Macri, el presidente más exitoso del club xeneize, se ve seriamente amenazada por una lista opositora apoyada nada menos que por el máximo ídolo de la era moderna del club, Juan Román Riquelme, quien por primera vez concretará su deseo de participar en una comisión directiva.

El actual presidente, Daniel “Tano» Angelici, ya no puede reelegir luego de dos mandatos consecutivos y por eso deja a su delfín, hoy vicepresidente, Christian  Gribaudo, quien competirá el domingo, de 9 a 18 horas, contra dos listas opositoras; una encabezada por Jorge Ameal -ex presidente del club-, y secundada por el periodista Mario Pergolini y Riquelme, cuya popularidad se observó claramente la semana pasada cuando Boca jugó en su cancha y el público lo aplaudió, mientras que insultaba a Angelici.

La virulencia de la campaña es tal que ayer, en un acto de cierre de la lista de Ameal, una parte de los asistentes insultó a Macri, enojada porque en la era Angelici los xeneizes perdieron una y otra vez contra River en la Copa Libertadores.

La tercera lista la encabeza José Beraldi, ex directivo, quien es apoyado por otra gloria del club, Gabriel Batistuta, quien tiene un plan para integrar el fútbol profesional al mundo.

Todos se juegan mucho. Angelici es militante radical y viene de perder con Cambiemos las elecciones generales. Por eso se comenta que contrató aviones que mañana vendrán a Buenos Aires con cientos de afiliados para votar el domingo, en la carpa especial contigua a la bombonera. Durante su gestión creó numerosas peñas en casi todo el país.

La lista de Ameal dio el golpe con la incorporación de Riquelme, quien siempre recuerda que dejó de jugar en Boca disgustado con Angelici. Su figura tiene mucha popularidad, sobre todo en los sub 40. 

Riquelme tuvo varios encontronazos con Macri en su gestión como presidente. El contrapunto más controvertido fue cuando en medio de un partido contra River en el que hizo un gol, fue a festejarlo frente al palco presidencial y abriendo sus manos al costado de las orejas hizo el clásico gesto del «Topo Gigio». Boca le ganó a los «millonarios» por 3 a 0., el 8 de abril de 2001 y el 10 manifestó así su bronca porque el mandamás xeneize no le mejoraba el contrato.

Un dato curioso de esta elección es que semanas atrás, cuando se cerraron las listas, Enrique «Coti» Nosiglia, el eterno operador radical dejó las filas oficialistas y se fue con Ameal, junto a César Martucci, ex directivo de peso interno.

Beraldi intentará terciar, pero se estima que tiene escasas posibilidades.

Hay más de 82 mil socios en condiciones de votar y se estima que lo hará mucho más de la mitad.

Lo singular de esta elección es que todo Cambiemos votará a Gribaudo, y el Frente de Todos a Ameal, tratando de reeditar la elección presidencial del 27O.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí