El exintendente de Córdoba (2003-2007) quiere ser gobernador de Córdoba, esa posibilidad que se le escurrió de las manos en el 2007 cuando el actual gobernador, el peronista Juan Schiaretti, le ganó en una elección en la que el exembajador en Ecuador tildó de «fraudulentas». Juez también quiso competir para gobernación el 27O, pero en Juntos para el Cambio no lo dejaron y  lo bajaron.

El verborrágico dirigente cordobés intentó este año ser nuevamente intendente y el que lo bajó fue esta vez, elecciones mediante, fue el peronista Martín Llaryora, actual diputado nacional y con licencia como vicegobernador de Schiaretti.

Por eso, para equilibrar las fracciones internas de Cambiemos en Córdoba, el presidente Mauricio Macri lo incluyó en la lista de diputado nacionales del 27O y salió electo. .

Pero Juez es tozudo y ya volvió a la carga

«Voy a intentar si Dios me da salud, ser candidato a gobernador en el 2023», admitió Juez, en una entrevista televisiva en su provincia, y recordó que intentó serlo en el 2011 y Macri le dijo que el elegido era el radical Oscar Aguad; y en el 2015 tampoco pudo porque el jefe de Estado le indicó que debía ser también un radical, entre Mario Negrio o  Ramón Mestre, porque había un «acuerdo» en la coalición.

El electo diputado nacional no solo anunció su candidatura. Aprovechó para disparar contra Macri, ya que si bien sostuvo que «la mimó como ninguno» a la provincia, le endilgó que «el último año y medio hizo una ponderación equivocada» de la economía.

En ese plano, Juez confesó que le señaló eso tanto a Macri, en un diálogo llano y sin eufemismos, como a Marcos Peña, el jefe de Gabinete, a quien apuntó que le advirtió que «así nos vamos al fondo del mar».

Para el dirigente cordobés, a Macri «había que haberlo soltado a la cancha antes» de la campaña posPASO.

De cara al futuro, dejó en claro que no tiene puesta la camiseta de Cambiemos: «Jamás me pinté de amarillo», enfatizó.

Juez cree que llegó su tiempo, ahora que Macri dejará el sillón de Rivadavia y el radicalismo está alicaído por la derrota en la capital, si bien Juntos por el Cambio a nivel nacional duplicó el 27O los votos del Frente de Todos. 

En ese plano, considera que la UCR ya no tiene candidatos de su peso. En el camino quedaron Aguad, ministro de Comunicaciones y de Defensa del presidente saliente; Ramón Mestre, quien perdió contra Schiarreti la gobernación; y el eterno Mario Negri, quien también perdió la carrera a la gobernación pero compitió otra vez y salió electo primer diputado nacional y estará en la jefatura de la Cámara de la Cámara de Diputados.

Por editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *