La vice de Jorge Macri enfureció a la UCR porteña

“Nos enteramos por las redes sociales”, resoplan los radicales porteños sobre el anuncio de Clara Muzzio como compañera de fórmula de Jorge Macri. Tras perder las PASO el pasado 13 de agosto, Martín Lousteau buscó imponer a la presidenta del Comité Capital, Mariela Coletta, como candidata a vice en la Ciudad de Buenos Aires, pero las (casi nulas) negociaciones no tuvieron frutos y peligra la unidad de Juntos por el Cambio.

Lousteau y Macri protagonizaron una interna feroz en la previa a las PASO, donde ambos buscaban consagrarse como único postulante a jefe de Gobierno porteño por Juntos por el Cambio. Por el lado de Evolución, estaban entusiasmados con terminar con 16 años de mandato PRO apoyados en la alianza con Gerardo Morales y Horacio Rodríguez Larreta.

En el camino a la interna, Lousteau logró que los comicios se realizaran bajo el sistema concurrente, con boleta papel en la categoría nacional y electrónica para la porteña, con el objetivo de tener “igualdad de competencia” dentro de la coalición opositora. El dirigente radical no quería quedar pegado a un candidato presidencial que no midiera y lo arrastrara a una posible derrota.

En las últimas semanas existieron denuncias sobre uno de los candidatos a la Legislatura porteña. Comenzaron a circular videos de Franco Rinaldi con declaraciones polémicas hacia la comunidad judía y LGBT. Finalmente, el especialista en aviación se bajó de la lista de Jorge Macri.

Otro de los puntos a los que atacaron desde la UCR porteña fue el domicilio de Macri, quien viene de ser intendente de Vicente López. “De qué barrio sos”, le cantaban los militantes en los actos partidarios y actividades de campaña. Horas antes de los comicios, denunciaron que el PRO rompió la veda electoral en sus redes sociales oficiales.

Por su parte, el ex jefe comunal del norte bonaerense encabezó una campaña sin grandes actividades de campaña. Evitó responderle al radicalismo y se mostró con su primo Mauricio, como la contracara de Rodríguez Larreta.

Con una campaña feroz, protagonizada por las denuncias cruzadas, el resultado ajustado del domingo 13 empeoró el clima entre el PRO y la UCR en la ciudad de Buenos Aires. Lousteau quiso imponer a Coletta en la fórmula porteña pero no hubo caso.

Quien ocupe el cargo de vicejefe de Gobierno asumirá un mandato fijo de cuatro años y tendrá una labor central para la gobernabilidad de una eventual administración de Jorge Macri: presidir la Legislatura porteña.

Es por eso que para el PRO resultaba clave seleccionar a un dirigente político con el que pudiera tener sinergia política y que le responda. En caso contrario, la consecuencia podría haber complicado la toma de decisiones. La semana pasada también sonaron los nombres de Leandro Santoro y Ramiro Marra.

“No hay ningún diálogo y eso genera mucho malestar”, aseguran los correligionarios, tras enterarse del anuncio de Muzzio. Con esa decisión, los radicales ponen en duda la unidad de cara a octubre o, al menos, harán valer los votos que cosecharon en la interna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com