En la próxima Cámara de Diputados habrá menos mujeres

La cantidad de mujeres que integran la Cámara de Diputados bajará desde diciembre de 117 a 111 ‑sobre 257 legisladores totales‑, debido a que la mayoría de las listas que el domingo obtuvieron bancas fueron encabezadas por varones.

Así, tras varios períodos de avance, la presencia femenina experimentará desde el 10 de diciembre una baja del 45,52% al 43,19%.

Es que de las 130 bancas que se pusieron en juego en esta elección, 56 pertenecían a mujeres, y sólo lograron ser revalidadas por el mismo género 50 de ellas.

El resto de los escaños femeninos (61) están en manos de quienes tienen mandato hasta 2025.

Esas seis bancas de diferencia marcan una disminución femenina en la Cámara, ya que la aspiración de alcanzar las 129 – mitad más una- se aleja.

La merma en la presencia estuvo marcada por el hecho de que la mayoría de las boletas que pudieron ingresar diputados estuvieron encabezadas por hombres.

Esta situación tuvo mayor incidencia en provincias que renovaban pocos diputados (entre 2 y 4), y en cuyo caso quienes encabezaban las dos o tres listas que se repartieron los ingresos al Parlamento eran varones.

Por caso, en Chaco, en Chubut y en Jujuy las tres bancas que se disputaban terminaron en manos de tres fuerzas distintas, cada una de ellas encabezadas por un hombre, por lo que esas provincias no sumaron representación femenina.

En San Luis y en La Pampa también se dio el ‘cero’, aunque en este caso con el ingreso de dos hombres por ser la cabeza de las dos listas que obtuvieron las bancas en disputa.

En el resto de los distritos la relación fue disímil: entre los más numerosos, Buenos Aires con 16 sobre 35; Santa Fe con 4 sobre 10 y Mendoza con 2 sobre 5, tuvieron tendencia negativa.

La Ciudad de Buenos Aires, con 6 sobre 12, contribuyó con un 50%, en tanto que en Córdoba, con 5 sobre 9, prevaleció el ingreso de mujeres.

También se registraron números positivos en Salta y en Santiago del Estero (2 sobre 4), donde debido a que sólo ingresaron diputados de dos y una boleta, respectivamente, se abrió la posibilidad para las mujeres que ocupaban los segundos lugares en las boletas.

En el resto de las provincias se dio el ingreso de una sola mujer, aunque la cantidad de bancas en disputa era diferente.

En Tucumán se pusieron en juego 5; en Misiones, Corrientes y Entre Ríos, 4, y en Tierra del Fuego, La Rioja, Rio Negro, San Juan y Formosa, 3.

Con mejor porcentaje que en las anteriores, las mujeres también obtuvieron una de las dos bancas que se disputaron en Santa Cruz, Neuquén y Catamarca.

El 45,52% vigente es el porcentaje máximo de mujeres al que llegó la Cámara, un importante avance en relación al 3,93% de representación femenina con que se reanudó la vida democrática en 1983.

Para la evolución hacia este porcentaje fueron claves la Ley de Cupo Femenino ‑que cumplió 30 años de sancionada- y el decreto presidencial que en el año 2000 dio la interpretación de que, más allá de respetar el tercio dispuesto por esa norma, los dos géneros debían estar intercalados en el primer tramo de la lista.

Se sorteó así lo que en los hechos era una realidad: las mujeres eran relegadas al tercer y al sexto lugar de las boletas, por lo que se respetaba el tercio pero las expectativas de ingreso disminuían considerablemente.

El último hito en busca del equilibrio en la representación se dio en 2017, cuando se aprobó la ley que se comenzó a implementar desde 2019, y que establece la Paridad de Género, con la aclaración de que si algún legislador renuncia a su banca o fallece debe ser reemplazado por otro del mismo género.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com