El FMI le puso fecha a la recuperación argentina, se refirió a la canasta de monedas y a los fondos adicionales

Getting your Trinity Audio player ready...

El Fondo Monetario Internacional dijo que espera que la economía argentina vuelva a crecer “en el segundo semestre del año” y que se busca una transición hacia un nuevo régimen de competencia de monedas, donde “el peso y otras monedas como el dólar puedan coexistir y ser usados libremente”, como en Perú y Uruguay.

En una conferencia de prensa en Washington, la directora de Comunicaciones del organismo, Julie Kozack, se refirió al programa con Argentina, que acaba de ser evaluado técnicamente con éxito en su octava revisión y se espera que sea aprobado por el Directorio Ejecutivo en las próximas semanas, con un desembolso del US$ 800 millones. No se habló de fondos adicionales, señaló la funcionaria.

Subrayó que en el trimestre hubo un superávit fiscal por primera vez en 16 años y que hubo una acumulación acelerada de reservas y una “rápida reducción de la inflación”, que cayó desde el 25% en diciembre al 8,8% en abril. Destacó en este caso que es la primera revisión donde “todas las metas fueron alcanzadas” y que “esos son todos pasos importantes en la dirección correcta”.

Cuando se le preguntó cuándo el país volvería a crecer, la vocera dijo: “Esperamos que la economía empiece a crecer otra vez en la segunda mitad de este año”. Aunque no dio precisiones, es la primera vez que el FMI ofrece una fecha para la salida del estancamiento.

El tercer aspecto son las reformas que se requieren para respaldar la recuperación económica de la Argentina, dijo Kozack. “Será importante eliminar las barreras a entradas de empresas y atraer la inversión privada. También es decisivo ampliar el apoyo político hacia la estabilización y hacia las reformas”. Y dio “la bienvenida a los esfuerzos recientes que se han desplegado para que la Cámara de Diputados apruebe la legislación necesaria de carácter estructural”.

Consultada sobre una posible nueva inyección de dinero fresco a la Argentina (algunos hablaban de US$ 15.000 millones), Kozack dejó entender que eso no estuvo en discusión, aunque fuentes habían señalado que el Gobierno buscaba dinero extra para salir del cepo. “El desembolso estará en línea con el enumerado en el programa, lo que significa 800 millones dólares”.

El martes el organismo afirmó que “El personal técnico del FMI y las autoridades argentinas han llegado a un acuerdo a nivel de personal técnico sobre la octava revisión bajo el acuerdo SAF de Argentina”.

El documento sostiene que “aprovechando el desempeño mejor de lo esperado hasta el momento (todos los criterios de desempeño se cumplieron con márgenes), se llegó a entendimientos sobre políticas para seguir reduciendo la inflación, reconstruir las reservas externas, apoyar la recuperación y mantener el programa firmemente encaminado”.

Pese a los elogios, el FMI señaló que “es necesario que continúen realizándose esfuerzos para mejorar la calidad y la equidad de la consolidación fiscal, afinar los marcos de política monetaria y cambiaria, así como atender los cuellos de botella para el crecimiento”.

*Paula Lugones para Clarín

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com