Después de que el oficialismo logró la ley Bases y la reforma fiscal, la oposición busca su brújula

Getting your Trinity Audio player ready...

El presidente Javier Milei consiguió su primera victoria legislativa tras sellar una alianza impensada hace unos meses: una parte del radicalismo y del PJ fueron la clave para que consiguiera los votos necesarios para la sanción de la Ley Bases y el paquete fiscal. El dilema que se plantea ahora es si se reorganizará el entramado político y cómo lo hará.

La Libertad Avanza celebra el triunfo y apunta su estrategia al armado territorial que ‑dan por descontado- le dará al Presidente en 2025 un Congreso más amigable, con una correlación de poder que requiera menos concesiones, pero

La meta para todos son las elecciones legislativas del año próximo. Aprobadas las dos primeras iniciativas clave para el Gobierno libertario, se bajó la bandera de largada y comenzó la carrera, que algunos ya iniciaron con ventaja.

La alianza con Milei dejó heridos en la oposición dialoguista

“Sin el radicalismo, Milei no tenía Ley Bases”, cuestionan en el PJ. La UCR no solo le dio los votos positivos al Presidente, sino que la presencia de Martín Losuteau en el recinto del Senado le garantizó el quórum y a eso apuntan los dardos peronistas. Sin embargo, votos de diputados y senadores de Unión por la Patria también fueron clave, es la advertencia que se escucha desde el radicalismo.

Acusaciones cruzadas y responsabilidades compartidas dejaron a varias alianzas políticas al borde de la ruptura. La más cercana al final es la de JxC, que también enfrenta fuertes tensiones dentro de las fuerzas políticas que la integran. Por un lado, el PRO, que acompañó a Milei desde el balotaje y que le dio la base de sustentabilidad parlamentaria a LLA, incluso sus gobernadores. Pero que, tras la decisión de Patricia Bullrich de avanzar con la fusión, quedó al filo del quiebre.

El expresidente Mauricio Macri cree que una fusión dejaría al PRO al borde de la desaparición, especialmente bajo la advertencia de Karina Milei de ser la dueña de la lapicera, y considera que lo mejor es tomar distancia, sin romper, y mantenerse como aliados estratégicos. Todo está bajo análisis y debate, el éxito económico será el termómetro que marcará los tiempos y las definiciones.

Por otro lado, dentro de la UCR. Lousteau y Facundo Manes se mostraron críticos del Presidente, se desmarcaron del radicalismo cercano al PRO y se animaron a votar en coincidencia con el kirchnerismo, algo que del otro lado del partido se resisten.

El gobernador de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, también tomó distancia de sus pares, cuando firmaron un comunicado en apoyo contundente a la Ley Bases. Este sábado, Pullaro recibió a Lousteau y juntos participaron del Primer Plenario de Organizaciones Radicales.

La lectura que hacen es que corrido el PRO hacia la ultraderecha de Milei y con un Sergio Massa que quedó demasiado asociado al kirchnerismo y al fracaso electoral, el espacio de centro quedó vacante de representatividad y la UCR puede posicionarse como la única opción para captar ese voto, en 2025, pero fundamentalmente, en 2027. Para eso, entienden que deben comenzar a construir espacios de poder.

Manes se relanzará en los próximos días, Mientras Lousteau sale a revalidar su alianza con los gobernadores de la UCR cercanos. “No podemos tener miedo a perder por nuestras ideas y después no podemos tener miedo de gestionar defendiendo nuestras ideas, Pullaro y el radicalismo de Santa Fe son un ejemplo de todo eso”, dijo en el plenario.

El senador planteó que el desafío de transformar la Argentina “es enorme” y que el camino es “un Estado eficiente para construir un país más justo”. “Tenemos que estar orgullosos de la tierra que habitamos porque tiene todo para ser la que lidere el cambio que necesita Argentina”, agregó Pullaro.

El peronismo no encuentra líder y no logra superar la interna


Mientras la oposición dialoguista se replantea el futuro vínculo con Milei, UxP hace control de daños tras el apoyo a algunos capítulos de la Ley Bases y del paquete fiscal de algunos diputados y senadores, pero también ante la negativa de negociar. El Presidente acusa al PJ de poner palos en la rueda.

La premisa es unir al peronismo, pero crecen las dudas ante una Cristina Kirchner activa, que resisten varios disidentes y el albertismo, y una interna feroz en la provincia de Buenos Aires.

Ese es el contexto en el que el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, encabezó el acto por el 50 aniversario de la muerte del expresidente Juan Domingo Perón y en el que participó el diputado y titular del Partido Justicialista bonaerense, Máximo Kirchner

En su discurso, Kicillof cargó contra el presidente Javier Milei y puso al peronismo en carrera: “La alternativa se llama peronismo. Algunos pensarán que estamos para recordar el pasado, pero se equivocan porque si vinimos tantos es porque estamos acá para construir el futuro”. 

En esa línea, continuó: “El Presidente volvió a llamar una invitación al Pacto de Mayo. Le vuelvo a proponer a Milei que celebre su pacto el 4 de julio (Día de la Independencia de los Estados Unidos), una fecha más adecuada para entregar banderas históricas de nuestro país”.  

“Cuando deje de agredir y devuelva a las provincias los recursos que robó, cuando deje de ahogarnos financieramente, de despedir, de achicar al pueblo, recién ahí podríamos conversar. Mientras tanto damos nuestra posición en una palabra: peronismo”, agregó. 

Para Kicillof, el único pacto de su espacio “es con el pueblo, con la Patria” y no lo van “a traicionar por una foto”. “Milei no vino sólo a achicar el Estado vino a desintegrarlo, como vino a desintegrar la unidad nacional rompiendo con el federalismo”, profundizó. 

Axel Kicillof
Axel Kicillof

De cara al 2025, y teniendo en cuenta los movimientos internos que se producen día a día dentro del peronismo de cara a la renovación, Kicillof instó a construir “junto a las fuerzas populares una alternativa que permita rebatir y revertir la destrucción que está en curso”. 

Vamos a organizarnos para luchar en el proyecto del país que nuestro pueblo se merece”, remató el mandatario provincial que viene, a través de declaraciones de alfiles propios, de diferenciarse de Máximo Kirchner.

Los constantes dardos entre los que respaldan al gobernador de Buenos Aires y al fundador de La Cámpora tensaron al límite la interna peronista de cara a las elecciones legislativas del 2025. 

El encuentro se realizó en la Quinta de San Vicente, donde yacen los resto de Perón. Kicillof fue respaldado en el escenario por la vicegobernadora, Verónica Magario; la senadora nacional Lucila Corpacci; y el gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela. 

En una entrevista por streaming, este domingo la expresidenta Cristina Kirchner instó al peronismo a sentarse a debatir “acuerdos básicos, no bases” en referencia a la ley que consiguió Milei; llamó a superar las diferencias internas y “enfrentamientos domésticos”, que ‑dijo- favorecen a intereses extranjeros, e invitó a otras fuerzas políticas a participar del debate. “El peronismo no puede discutir solo, tiene que discutirlo con alguien más. Por ejemplo, qué hacemos con la deuda”, planteó.

* Mariana Prado para TN

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com