CORNEJO SE COLOCA COMO LÍDER DE CAMBIEMOS Y, EN CASO DE GANAR FERNANDEZ, ¿LÍDER DE LA OPOSICIÓN POST MACRI?

El contundente –y sorpresivo- triunfo de Cambiemos en Mendoza catapulta a Alfredo Cornejo, gobernador y presidente de la Unión Cívica Radical, como uno de los referentes más importantes de esa coalición que intentará el 27 de octubre descontar la ventaja obtenido por el peronista Alberto Fernández en las PASO, para entrar en un balotaje.
Cornejo festejó la victoria del intendente radical Rodolfo Suárez -quien ganó la candidatura a gobernador a su contrincante, la camporista Anabel Fernández Sagasti, por más de 15 puntos- con un durísimo discurso anti corrupción, que hizo blanco en los famosos “bolos de José López”, el ex secretario de Obras Públicas kirchnerista detenido cuando dejaba grandes volúmenes de dinero en un convento de la provincia de Buenos Aires.
El gobernador radical, quien en el comicio del 27 de octubre se presenta como candidato a primer diputado nacional –en Mendoza no hay reelección-, disparó también con el candidato del Frente de Todos por hechos polémicos de la campaña como que llevó a gran parte de los gobernadores peronistas a esa provincia para acompañar a Fernández Sagasti. “Cometió una estupidez”, calificó.
Pero Cornejo no habló como un gobernador de una provincia que retiene su poder ni como un candidato a legislador para la Cámara de Diputados,  sino que habló como líder de Cambiemos, dejando claro que hará campaña por la alianza oficialista, justo cuando el próximo sábado el presidente Mauricio Macri hará su octava marcha del “Sí, se puede” en Mendoza.
Pero la visita de Macri a Mendoza no será gratuita. Si bien el gobernador dejó en claro el apoyo del Presidente a esa provincia –“la visitó siete veces”, dijo- , también marcó su mala relación con el jefe de Estado, a quien quiso bajar de la candidatura a presidente y poner en ese lugar a su par de Buenos Aires, María Eugenia Vidal. Macri no participó de la campaña desdoblar comicios concertacion k.


Fue cuando se avizoraba el declive de la economía y arreciaban los malos datos de los indicadores, lo que se reflejaba en la pérdida de las sucesivas elecciones provinciales, salvo Jujuy y Corrientes.
De cara para adentro, Cornejo se posicionó como un buen gobernador, pese a que su delfín no era Suárez sino su ministro de Infraestructura, Martín Kerchner Toma. Y se consolidó como líder nacional, algo que no había logrado como presidente de la UCR, debido que en los últimos tiempos cuestionó duramente la política económica de Macri.
Ayer avisó que iba a “colaborar” para que Macri entrase al balotaje el 27 de octubre próximo y esa remontada lo dejase en posición de ganarlo el 24 de noviembre, pero todo indica que Cornejo está dispuesto a pelear el liderazgo de Cambiemos, y estima que solo podría pelearse ese lugar el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larrerta, si gana su elección.
Ayer también se rodeó de radicales “puros”: Estaba Gerardo Morales, el gobernador de Jujuy y su segundo en la conducción radical, y el candidato a senador porteño por Cambiemos, Martín Losteau, alguien a quien algunos veían para competir en las PASO del 11 de agosto con Macri y que ahora ven como posible candidato a presidente en el 2023 para que la UCR coloque el tercer jefe de Estado en democracia, luego de Raúl Alfonsín y Fernando de la Rúa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí