Con un proyecto propio, Paraguay desembarca en la conversación por el gas de Vaca Muerta

Getting your Trinity Audio player ready...

 Paraguay está avanzando en conversaciones con empresas energéticas y funcionarios gubernamentales de alto rango de Argentina y Brasil sobre un potencial gasoducto de 1.500 millones de dólares para conectar los tres países, dijeron a Reuters altos funcionarios gubernamentales de Paraguay y Brasil.

“Queremos firmar un memorando de entendimiento a nivel presidencial (para el oleoducto) en junio”, dijo a Reuters Mauricio Bejarano, viceministro de minería y energía de Paraguay. “Existe un apoyo general al proyecto”.

A medida que la disminución de la producción de gas en Bolivia obliga a Brasil a buscar otros proveedores, la opción potencial de que el gas provenga de la floreciente región de esquisto de Vaca Muerta en Argentina a través del Chaco paraguayo está ganando terreno, dijo Rodrigo Maluff, viceministro de inversiones de Paraguay. Implicaría una inversión estimada de entre 1.200 y 1.500 millones de dólares, en parte del sector privado, añadió.

Gobiernos y empresas de Argentina y Brasil también han entablado  conversaciones con Bolivia desde el año pasado sobre lo que creen que podría ser la opción más rápida y barata para transportar gas desde Vaca Muerta al norte de la región, lo que implicaría revertir el flujo del gasoducto de Bolivia.

En los últimos meses, funcionarios paraguayos cortejaron a inversionistas en Sao Paulo, se reunieron con el ministro de energía de Brasil en Asunción y funcionarios de Argentina. Tecpetrol, que controla alrededor del 15% de la producción de gas de esquisto de Argentina, fue parte de estas últimas conversaciones, al igual que Pluspetrol, con sede en Buenos Aires, dijo Maluff.

Las empresas no respondieron a una solicitud de comentarios.

Los paraguayos dijeron que la capacidad diaria inicial del gasoducto se proyecta en 15 millones de metros cúbicos en la primera etapa. Alexandre Silveira, ministro brasileño de Minas y Energía que viajó a Asunción en abril, dijo a Reuters que estaba consciente de la intención de Paraguay y expresó su apoyo, pero dijo que se necesitaban más estudios.“Acordamos concertar otra reunión con el sector privado para estudiar mejor la viabilidad”, dijo Silveira.

Los planes compartidos con Reuters muestran que el nuevo oleoducto recorrería 110 kilómetros (68,35 millas) desde Campos Durán en Salta hasta la frontera con Paraguay, a través de otros 530 kilómetros de tierra árida y plana en el Chaco paraguayo para llegar a Brasil.

Otros 400 kilómetros de tubería conectarían Carmelo Peralta en la frontera paraguayo-brasileña con Matto Grosso do Sul y desde allí potencialmente se unirían a la línea Gasbol existente hasta Sao Paulo, la ciudad más grande de Brasil.

Los gobiernos de Bolivia y Argentina no respondieron a las solicitudes de comentarios. Bolivia ha sido durante años un proveedor clave de gas para Brasil y Argentina, pero su producción decreciente y el crecimiento potencial de la región de esquisto de Vaca Muerta están a punto de cambiar la dinámica del flujo de energía.

Silveira afirmó que las dos propuestas no son mutuamente excluyentes: “Una no excluye a la otra”, afirmó. La opción de Paraguay ayudaría a Brasil a suministrar energía a su planta de fertilizantes Tres Lagoas en Mato Grosso do Sul, agregó.

Brasil ha dejado claro que se necesitará gas argentino de Vaca Muerta ‑la segunda mayor formación de gas de esquisto del mundo y la cuarta de petróleo de esquisto- para equilibrar los suministros debido a la disminución de la producción de gas de Bolivia.“Brasil representa la demanda”, afirmó el experto en energía Victorio Oxilia, profesor de la Universidad Nacional de Asunción. “Sin el mercado brasileño no pasa nada, por eso la posición que adopte el país ante un proyecto es fundamental”.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com