Con la vuelta del impuesto a los cigarrillos, el “Señor del tabaco” sufrió una dura derrota y siete provincias fueron beneficiadas

Getting your Trinity Audio player ready...

La Cámara de Diputados aprobó la reincorporación del capítulo sobre impuestos al tabaco en el proyecto de la Ley Bases, un punto espinoso que afecta principalmente al empresario Pablo Otero, conocido como el “Señor del Tabaco”, que con la actual normativa se encuentra eximido de pagar esos tributos. Minutos después, el título fue aprobado por 125 votos a favor y 106 en contra.

El oficialismo rechazó la solicitud, que luego fue sometida a votación. Allí se impuso la reincorporación, con 82 votos afirmativos, 77 negativos y 69 abstenciones. Minutos más tarde, el título 10 ‑que consta de un solo artículo- salió aprobado y, como parte de la Ley Bases, ahora será enviado al Senado.

Fue una votación tensa, donde casi 70 diputados se abstuvieron de votar, lo que permitió que pase con un número mucho menor de congresistas. Es que en las semanas previas el lobby parlamentario respecto al tema había sido persistente. Tanto fue así, que el propio gobierno había sacado el punto del proyecto de Ley Bases enviado a comienzos de año.

El pedido fue realizado por el bloque de Hacemos Coalición Federal, a través de Juan Manuel López (Coalición Cívica) que planteó reincorporar el tributo al tabaco. Su ausencia beneficiaba a Otero, dueño de Tabacalera Sarandí.

El proyecto original, que se trató en enero y se retiró en febrero en la Cámara Baja, incluía un capítulo acerca de los Impuestos Internos al Tabaco. El texto dictaba que el gravamen pasaría del 70% al 73%, el alza iba a impactar en el precio del atado de cigarrillos.

“Alguien nos puede explicar por qué nos traen a los empujones sobre este tema cuando hace 20 días. Acá lo que está pasando es que hace varias semanas hay un lobby infernal de tabacaleras Sarandí y de Philip Morris. ¿no lo vamos a decir?”, disparó Germán Martínez (UxP) minutos antes de la votación.

Tabacalera Sarandí en los últimos ocho años pasó de controlar el 5,6% del mercado, a más del 30,84%, según estimaciones de especialistas, desplazando a tradicionales empresas internacionales.

La votación para la incorporación del artículo de impuestos al Tabaco en la Ley Bases.La votación para la incorporación del artículo de impuestos al Tabaco en la Ley Bases.


La AFIP, que formuló una serie de denuncias contra Tabacalera Sarandí, sospecha que ese exponencial crecimiento está atado a una subfacturación del precio de los paquetes de cigarrillos, que estaría causando un perjuicio millonario por evasión impositiva.

Horas antes de la modificación, con un hilo en la red social X (Twitter), el gobernador salteño Gustavo Sáenz se había pronunciado: “El Congreso tiene hoy la oportunidad de corregir una injusticia que representa un costo enorme para el país; no solo para sus 7 provincias tabacaleras sino para sus 24 jurisdicciones”, manifestó. “Preservar un privilegio sumado al miedo de enfrentar a la verdadera casta nos cuesta a todos los argentinos, y mucho. La lista es larga”, sostuvo el mandatario, y remarcó: “Gracias a este privilegio en concepto de impuestos internos; es decir 0,2 puntos del PBI. El Gobierno nacional se jacta de que ha logrado el mayor ajuste fiscal de la historia de la humanidad durante el primer trimestre del año ¿A cuánto equivale este ajuste? Casualmente 0,2 puntos del PBI”, subrayó el gobernador de Salta. Luego hizo notar que los impuestos internos se coparticipan en su totalidad: “Estamos ante un problema federal, no solo de las provincias del norte”, aclaró.

El gobernador de Salta precisó que a las provincias dejan de ingresar unos 600 millones de dólares y al tesoro otros US$ 400 millones al año. “Buenos Aires, por ejemplo, que no tiene ni una planta de tabaco en una maceta, pierde a razón de US$ 60 millones promedio anual desde 2018. Hay que sumar a nuestros jubilados: 7% del precio de cada paquete de cigarrillos se destina enteramente a la Anses a través del Fondo de Asistencia Social (FAS). Solo en 2023 se dejaron de recaudar 115 millones de dólares por este tributo. Ni hablar del sistema productivo: una economía regional de la que dependen más de 200 mil personas y exporta el 80% de su producción, en contraposición con los 40 millones de dólares por año que importa el ‘Sr. Tabaco’ sin comprar ni un kilo de producción local”, insistió más adelante. Sáenz acotó que “el Fondo Especial del Tabaco deja de percibir recursos por casi 200 millones de dólares al año, lo que se traduce en menos hectáreas cultivadas, menos trabajo y menos exportaciones”.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com