Cómo es la contundente pelea entre provincias para quedarse con una inversión de 40 mil millones de dólares

Horacio Marin

Por estos días, dos provincias se disputan la posibilidad de que la planta de GNL se instale en su territorio. Se trata de Buenos Aires y Río Negro. Las petroleras YPF y Petronas (Malasia) lideran el proyecto, que fue denominado como una de las “mayores obra de infraestructura” de la historia argentina, con inversiones por entre US$30.000 millones y US$40.000 millones desde 2025 a 2031.

Así, la petrolera nacional estudia la posibilidad de desarrollar la obra en Bahía Blanca o Punta Colorada. Pero hay un detalle más: el futuro del proyecto está atado a que el Congreso dé el visto bueno de uno de los puntos clave de la Ley Bases. “Sin RIGI, no hay GNL”, es la frase que resuena en varios despachos por estas horas. El objetivo de Horacio Marin, presidente de YPF, es confirmar a Petronas esa garantía para que acelere su decisión final de inversión antes de julio del año que viene.

Sucede que el RIGI otorga una significativa baja de impuestos, beneficios para las importaciones de insumos y manos de obra sin aranceles para quienes concreten inversiones en el país. Y un dato no menor: establece la libertad absoluta para disponer de los dólares a partir del tercer año de la inversión.

No obstante, el proyecto también depende de que las otras petroleras privadas como Tecpetrol, Pampa Energía y Pan American Energy (PAE) aporten financiamiento.

La propuesta bonaerense


“Es algo que venimos trabajando con autoridades de YPF desde el 2017″, señalaron desde el gobierno provincial a TN. Y aclararon: “Ahora hicimos el planteo formal de interés de la provincia”. En 2023 se efectivizó la reserva de 1500 hectáreas en el predio del Puerto Bahía Blanca para poder localizar la planta allí.

Axel Kicillof
Axel Kicillof

“Trabajamos para dar continuidad al proyecto de la planta de licuefacción de gas en el puerto de Bahía Blanca, que tiene que ver con la recuperación de YPF y el desarrollo de Vaca Muerta, para tener una generación de GNL en nuestra provincia. Dada su importancia, el gobernador Axel Kicillof lo declaró proyecto de interés provincial”, declaró el ministro de Producción bonaerense, Augusto Costa, días atrás.

En la provincia de Buenos Aires sostienen además que la conectividad del puerto de Bahía Blanca y el agregado de contar con el quinto polo petroquímico de América Latina, mano de obra local especializada y centros de formación, le otorgan una ventaja en la carrera por quedarse con la planta de GNL. “Cualquier circunstancia que aleje a YPF de esta decisión, lejos está de ser lo mejor para la Argentina”, apuntó el intendente Federico Susbielles en declaraciones a Radio Provincia.

Río Negro se metió en la disputa


Pero del otro lado, en el gobierno rionegrino confían en que convencerán con su posición a YPF/Petronas para la radicación en su territorio provincial del megaproyecto de la planta exportadora de GNL. “Debemos analizar la inversión en materia de GNL también en el marco de la geopolítica nacional”, explicó a TN el ministro de Gobierno, Federico Lutz.

“Redoblaremos el esfuerzo para lograr ser la mejor opción para el oleoducto, hoy en ejecución”, agregó. Lutz insistió en que “hay sinergias propias de ambas inversiones (oleoducto y GNL) por las capacidades instaladas que se logran, beneficios en la extensión de la fronteras industriales y serviciales del país, y una logística marítima en la que Río Negro se presenta como la mejor opción”.

“Defendemos esa inversión para la patagonia como está planteada. Ya lo han dicho los gobernadores Alberto Weretilneck y Rolando Figueroa, es una fuerte decisión política. Río Negro y Neuquén lucharán por ello”, aseguró. “Es una decisión política, fuertemente asociada al RIGI y a las inversiones que anunció YPF. Es una discusión de carácter político, pero por razones de seguridad, ubicación y capacidad técnica, el proyecto de Río Negro en el Golfo San Matías es superador”, amplió el ministro.

El proyecto incluye la planta, un puerto y los gasoductos correspondientes en Sierra Grande. “La construcción de una planta flotante de licuefacción demandará un período aproximado de dos años, la instalación de una línea de tuberías a 600 kilómetros del corazón de Vaca Muerta y el levantamiento de una planta de licuefacción en tierra. No debemos olvidar que Neuquén es el productor, y como tal nos apoya”, comentó.

*Por Sebastián Simonetti para TN

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com