Anuncian un gran paro del transporte por la restitución del impuesto a las Ganancias

Getting your Trinity Audio player ready...

La medida de fuerza fue confirmada por el secretario general de la CATT, Juan Carlos Schmid vía su cuenta de X. “El 6 de mayo en horas de mañana y cerca del mediodía se interrumpirán las actividades en el transporte aéreo, terrestre, portuario y marítimo en rechazo al acuerdo fiscal que nuevamente sanciona el impuesto a las Ganancias”, escribió Schmid en su cuenta de X (exTwitter).

Luego por radio, el dirigente aclaró que se realizarán “asambleas informativas” que interrumpirán el normal funcionamiento del transporte.

“Va a haber situaciones de conflicto si el pacto fiscal vuelve a afectar el bolsillo de los trabajadores”, advirtió Schmid

La medida de fuerza del 6 de mayo se realizará tres días antes del segundo paro general convocado por la Confederación General del Trabajo (CGT).

En paralelo, los sindicatos que representan a trabajadores ligados a la exportación lanzaron planes de lucha contra el intento del gobierno nacional de avanzar con una reforma laboral y reinstalar el impuesto a las ganancias. Ambas iniciativas comenzaron a ser tratadas en la Cámara de Diputados, en el marco de la sesión convocada para discutir la llamada ley Bases y el paquete fiscal. Aceiteros de todo el país, empleados del Senasa y patrones y oficiales fluviales declararon medidas que afectan a la agroexportación. La confederación que agrupa a los gremios del transporte realizará asambleas de tres horas a partir del lunes.

La Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina (FTCIODyARA) comenzó un plan de lucha en conjunto con el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros de San Lorenzo (Soea) en apoyo a su reclamo de “salarios y condiciones laborales dignas para toda la clase trabajadora” y en rechazo a la reforma laboral que incluye el proyecto de ley bajes y la reinstalación del impuesto a las ganancias sobre los trabajadores.

El plan de lucha arrancó con una huelga en las plantas aceiteras y desmotadores del país por tiempo indeterminado. “La reforma laboral contenida en la ley ómnibus no tiene nada de modernización, es un gran retroceso, deroga las indemnizaciones agravadas para las personas que trabajan y no son registradas y legaliza el fraude laboral con la figura del trabajador independiente”, señaló la federación en un comunicado.

El sindicato la criticó también porque “favorece la tercerización y la precarización, amplió el período de prueba hasta 12 meses en algunos casos, para atemorizar y disciplinar a las y los trabajadores, y favorece la discriminación y despidos por causa de origen étnico, racial, religioso, gremial, de salud, condición física, ideología u orientación sexual”, también señala que ataca a las mujeres: durante el embarazo se podrá trabajar hasta 10 días antes del parto, lo que ahora sólo es posible si el parto se adelanta.

también los trabajadores del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) iniciaron y un paro de tres días que frenará los controles en puertos, aeropuertos y aduanas del país.

La medida de fuerza impulsada por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) es una respuesta a la reforma que impulsa esa normativa a partir de la cual se pretende recortar la función de ese organismo en el contralor y fiscalización de las barreras zoofitosanitarias de los productos que ingresan y salen del país, y dejarla en manos de las empresas privadas.

“El único lenguaje que entiende el gobierno es el de los números, y por eso decidimos paralizar todas las exportaciones”, remarcó Rodolfo Aguiar, secretario general de ATE.

Por su parte, el gremio que nuclea a los patrones y oficiales fluviales y de pesca se declaró en alerta y movilización frente al tratamiento de la reforma laboral y el impuesto a las ganancias. Además, lanzó un paro que inmoviliza a todos los buques arribados a los puertos de San Lorenzo.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com