Dos días después de que el peronismo iniciase su décimo gobierno, el «Chino» Carlos Zannini regresó a la Casa Rosada. Ya no lo hizo como secretario Legal y Técnico, lugar que ocupó durante 12 años en las presidencias de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, sino como Procurador del Tesoro, el nuevo cargo que ostenta desde el 10 de diciembre.

No cambió mucho su estiló. Ingresó a paso lento pero decidido por Balcarce 50 y camino unos pasos por la alfombra roja del Salón de los Bustos hacia la puerta del Patio de las Palmeras, pero cuando estaba a unos cinco metros viró a la izquierda y se fue derecho al área presidencial. Solo atinó a saludar a los periodistas que estaban del otro lado de la puerta de vidrio y denotar una amplia sonrisa, reconociendo algunas caras conocidas de su etapa K.

Zannini se reunió con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y luego se agregó el presidente Alberto Fernández. También  estuvieron la ministra de Justicia, Marcela Losardo; el de Interior, Eduardo «Wado» de Pedro y la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra. Están construyendo la arquitectura jurídica de los proyectos de emergencia económica, social y sanitaria que enviarán en cuestión de horas al Parlamento, para que se aprueben en sesiones extraordinarias.

El «Chino» estuvo detenido 107 días acusado de encubrir y dotar de impunidad a ciudadanos iraníes señalados por el atentado contra la AMIA en 1994. Fue excarcelado el 24 de marzo de 2018.

El viernes pasado, al anunciar que Zanini sería su Procurador del Tesoro, el presidente Fernández juzgó que su encarcelamiento fue «injusto» y tomó su vuelta al Poder Ejecutivo como una «reivindicación» por los malos momentos vividos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here