La ciudad de Córdoba es un polvorín. El intendente Martín Llaryora había anunciado en diciembre, a pocos días de asumir, que pondría un tope del 53% a los impuestos municipales, pero sorpresivamente en los últimos días la boletas empezaron a distribuirse con incrementos de entre el 70 y el 73%, en algunos casos. 

El arco político opositor reaccionó rápidamente pidiendo que el intendente los reciba y solicitándole que, mientras tanto, aplique acciones “concretas y prudentes” para no agravar los problemas económicos de la sociedad cordobesa.

Los concejales opositores Juan Negri (Córdoba Cambia), Cecilia Aro (UCR), Rodrigo de Loredo (Evolución) y Juan Pablo Quinteros (Encuentro Vecinal) ofrecieron una conferencia de prensa en la que explicaron que le pidieron al Ejecutivo prorrogar el vencimiento del pago de impuesto de la semana próxima y, además, cumplir con el anuncio de que ningún aumento supere el tope del 53%.

Los ediles reclamaron una «marcha atrás» con el tarifazo y que se aplique correctamente la Ordenanza Tarifaria, aprobada en diciembre pasado, que fijaba el tope del 53%.

La concejala peronista Olga Riutort, si bien no participó de la rueda de prensa, se sumó al reclamo opositor, aunque con matices, y le pidió a Llaryora que cualquier retoque que se quiera hacer, deben estar siempre dentro de ese 53% y no superarlo porque el bolsillo de la gente hoy está demasiado ajustado para seguir apretándolo”.

“El intendente arrancó su gestión apoyado en tres pilares: superpoderes; refuerzo financiero del Gobierno provincial, negada a la anterior administración; e importantes aumentos en los tributos municipales, que impactarán negativamente en ciudadanos y en pymes”, advirtió el concejal Negri, jefe de la bancada Córdoba Cambia, en las redes sociales.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here