El gobernador de Chubut, Mario Arcioni, no logra levantar cabeza y sigue sin encontrar apoyos para hacer un ajuste en el Estado provincial; una reducción de gastos que obedece un poco a la necesidad y otro poco porque en la Casa Rosada le dijeron que ya no habrá más auxilio económico, pese a que es una provincia aliada al Frente de Todos. Ayer se cayó la sesión en la Legislatura que iba tratar la reducción del gasto público porque el gremio legislativo, APLE, de Angel Sierra, impidió sesionar, debido a que no percibieron los salarios caídos, como les habían prometido. El edificio de la Legislatura está sin luz, agua e internet.

La crisis en Chubut escala mes a mes. «Hace dos meses que estamos con los salarios sin cobrar y la gente no da para más. Si pagan nosotros retomamos nuestras tareas», afirmó hoy Sierra y recordó que unos meses atrás el ejecutivo «quiso aumentar los sueldos» del gobernador y demás funcionarios».

«Que tengan un gesto para con los trabajadores, al menos pagando el mes de diciembre», pidió Sierra, y recordó que en la provincia rige la denominada cláusula gatillo para la actualización salarial, de acuerdo al ritmo de la inflación.

Precisamente, la reforma estructural del Estado que propone Arcioni hace eje en la eliminación de la cláusula gatillo para aumentar los sueldos, tal como ocurrió en Tucumán, donde el gobernador Juan Manzur ya anunció que no regirá más ese sistema de aumento salarial. Y se viene lo mismo en provincias con algunos problemas como Santa Fe y Mendoza, entre otras.

Claro que el caso de Chubut puede ser peor si, además de eso, prima la decisión de congelar los salarios de la administración pública por 180 días, algo que ya fue rechazado por los gremios estatales y de la salud y educación. Y la otra idea «arcionista» es el pago escalonado de los salarios, a partir del 15 de cada mes.

El paquete de ajuste incluye la suba de impuestos y el cobro a los morosos, otros puntos polémicos porque la provincia ya tiene una presión tributaria «alta», según las críticas desde diferentes sectores productivos. Otro tema central es la revisión de derechos gremiales como licencias sindicales y médicas, por ejemplo. dirigidas sobre todo al sector de la educación. 

El ajuste que propone Arcioni tiene un paralelismo con el aplicado por la gobernadora Alicia Kirchner en 2015.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here